Itadakimasu

Hoy me despertó el canto de un gallo.
Por favor, quién y dónde en este barrio puede tener un gallo?
La voz no provenía desde tan cerca, pero tampoco ha de ser tan lejos.
Y no debe ser seguramente la primera vez que ese gallo canta; es que hasta ahora no había cómo escucharlo, acallado por el unísono y perenne rugir tantos motores.
Un poco más tarde, una banda de pájaros no identificados armó un escándalo en la palmera de enfrente. Esos sí estaban más cerca. Será que ya advierten que cuentan ahora con más espacio propio deshumanizado? O ya venían haciendo bardo y yo no los escuchaba?

Hoy me despertó el gallo y en la casa no quedaba ni una fruta.
“Hay que ir a la verdulería”, dije. Se hizo el silencio.
“Voy a ir a la verdulería”, decisión transcendente y temor de no saber si la encontraría abierta y surtida.
Hacer la lista con cuidado.
Vestirme y calzarme para salir y preparar la ropa y el calzado para cambiarme al volver.
Dejar en la entrada de casa las armas de alcohol y lavandina, ambos diluidos, para gatillar todo al regreso.
Ir a pie o en auto? En auto porque cómo cargar el peso?

Salí a las calles que me parecieron perfectas desconocidas.
Llegando a la verdulería fui interceptada por dos muchachas policías con sendos barbijos que salieron de la nada. Les indiqué dónde iba, me dieron la venia y les di las gracias.

La verdulería estaba bien surtida y había cola respetuosa de los espacios sociales.
Había estado ahí sólo una semana atrás, el domingo pasado, y un par de doñas todavía le hablaban al verdulero a dos centímetros de distancia y se quejaban de la exageración y la paranoia.  Qué poco tiempo pasó, o cuánto, y cómo cambió todo. Y cómo será el mundo el domingo que viene?

Llegó mi turno. Bananas, manzanas, peras, uvas; kiwi no hay; limones, naranjas. De paso, remolachas con hojas preciosas, huevos y un par de cosas más.

Vuelvo a casa.
Y comienza la secuencia de movimientos rituales contra el enemigo invisible.
Dejo todo en una zona roja neutral hasta mañana, por si acaso, pero peras, uvas y hojas de remolacha no puedo dejarlas sin heladera: no tendría que haber comprado eso tal vez?
Me las ingenio para desinfectar y llevar esos alimentos hasta la cocina.

Mientras tanto, el almuerzo lo preparó mamá.
Nos sentamos a la mesa y sentí el valor inédito de esos platos de comida;
me acordé de mis amados Japoneses (soy tana pero mi sustento se lo debo a Japón), quienes agradecen el alimento antes y después de tomarlo.
Los japoneses, siempre adelante en el tiempo, están ya en el día después; allá ya es lunes y ya fue vencido el Gran Peligro.
Junté mis manos, incliné la cabeza ante el plato de comida y di las gracias.
Itadakimasu.

Regina di Marca

Una lonza rodeada de una grasa que parece lardo,
sopressa alrededor, y como contenedor, en lugar de la tripa, una envoltura casi lasciva de pimienta de Sichuan.
Un todo en uno, una combinación de fiambres en una sola feta.
Sofisticación perfecta, arte de combinar sabores y texturas, como los italianos saben hacerlo. En este caso, el saber es Véneto, tierra que se encuentra hoy de rodillas, atravesando el flagelo del virus que nos tiene en vilo a todos.
Forza Veneti miei, ce la farete!!! Ce la faremo!!!!

https://www.salumeria-eustacchio.it/salumi-treviso-produzione-scheda.php?prd=170

Silfio, la planta misterio

Hubo una vez una planta. En este planeta. En la Cuenca del Mediterráneo.
Silfio se llamaba. O laser en el latín de los Romanos.
Nombre científico no tiene y no tuvo, ya que para cuando los botánicos se dispusieron a asignar categorías y denominaciones a las especies vegetales, la enigmática planta se había ya esfumado de la faz de la tierra.

De ella sólo nos quedó una sombra luminosa, por contradictorio que suene.
Sabemos que la amaban.
Amaban devorarse sus tallos y sus raíces, la adoraban como hierba aromática, como perfume, y la necesitaban por sus cualidades curativas.

Tenía gran valor, tanto que le cantaron odas y la inmortalizaron en monedas, donde cuya imagen fue acuñada. De allí conocemos su forma y de los relatos históricos su aspecto.

Y era una indómita, esto también sabemos. No hubo forma de domesticarla.
Crecía libre y tal vez por su desenfrenada y ávida recolección se agotó.
Se fue, desapareció, se retiró de la vista de los ojos humanos.

Una esperanza nos alienta a pensar que en algún lugar permanece y se reproduce.
Libre, bella, sabrosa y lejos del alcance ambicioso insoportable de los humanos.

Algún día ella decidirá perdonar y hacerse otra vez visible y comestible.
Pero jamás doblegarse a la sumisión y esclavitud de huertas o jardines.

https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-42150059

El instrumental en la cocina sarda

La ruedita corta-pasta forma parte del equipo básico de una cocina donde se hacen pastas o pastelitos; muchos lectores tendrán al menos una en casa. Yo tengo varias, todas difieren un poco, pero sirven para lo mismo.
En la Isla de Cerdeña la cuestión se complejiza. La rueda parece más una espuela que un adminículo de cocina; las dentaduras adquieren formas y espesores inauditos, sofisticando su función y resultado en la materia.

Estos adminículos en Sardegna tienen nombres propios, que varían dialectalmente: rosonittas, rusinitas, sarrettas, arrodanse…
Y de estas varitas mágicas extraen culungiones, sebadas, orillette, caschette y un sinfín de delicias de harina, dulces y saladas, para nosotros ignotos.

Subsisten algunos orfebres que las realizan en cobre o bronce:

Gino Moledda
Via San Nicolò, 10 08100 Nuoro (NU) Sardegna
https://www.sardegnaartigianato.com/it/artigiano/gino-moledda

Adriano Concas
Via Sulis 53-57, Villaputzu(CA) Sardegna
En su sitio se pueden recorrer 12 páginas de modelos diferentes de cortapastas y accesorios.
http://www.adrianoconcas.com/pasta.php?page=1

Coltelli Sardi
Corso Garibaldi, 53 – 08100 Nuoro – Sardegna
http://www.coltellisardi.com/shop/category.php?n=50&id_category=30

Fábulas de queso

Septiembre 1961. Antonio cumple su sueño de amor casándose con Giuseppina, la mujer de su vida.

Antonio Carpenedo es un apasionado de su familia y de los quesos, que afina con el arte de la alta tradición quesera que se respira en el Veneto y con sensibilidad y creatividad personales.

Su hacienda se llama La Casearia Carpenedo. Queda en una localidad a pocos kilómetros de la ciudad de Treviso (una joya) y a poco más de 50 km de Venecia.
Toda la zona está bien poblada de queserías de altísimo nivel, pero ésta tiene gemas particulares y premiadas en certámenes de Italia y del mundo.

Éstos son algunos ejemplos de los prodigios que elaboran:

Blu 61
Es un queso azul de leche vacuna afinado en Vino Raboso Passito Veneto IGT y arándanos.
El nombre es en honor a sus Bodas de Oro con Giuseppina.
Amor fuerte y verdadero, porque este queso se llevó grandes premios mundiales.

“el producto se presenta perfectamente equilibrado en el sabor y en la estructura, más bien dulce aunque azul. Las notas vinosas debidas a la presencia de los orujos de uva, nunca invasivos, maridan admirablemente con las notas de leche y con los mohos”.

Los quesos “imbriaghi”, borrachos, sumergidos en vino o en orujos para ser ocultados durante las requisiciones de guerra, se producen artesanalmente en casi todas las queserías del Veneto.

Blu Gins
Moho y gin.
Cremosidad, picor y frescura de las esencias del destilado.

Basajo
Queso azul de leche cruda de oveja en vino blanco de pasas.

Dolomitico
Leche vacuna, moho, afinado en cerveza y malta de cebada.

Sabor definido, persistente, notas tostadas.

Ubriaco al Prosecco
Semiduro de leche vacuna cruda temperado en Prosecco DOC.

Vento d’Estate
Vacuno, pasta semidura, afinado en barrica con heno de alta montaña “cortado a mano”, nótese el detalle delicado.

Perlagrigia Sotto Cenere
Vacuno, blando, compacto.
Con tartufo nero (trufa negra) en su pasta, afinado con una particular mezcla de especias y cenizas naturales de haya.

Luna di Miele
Fusión de leche de cabra y miel, con revestimiento de cera de abejas.

Ubriaco d’Amore, “Borracho de amor”,

Leche de vaca cruda, pasta semidura, afinación en vino Amarone della Valpolicella DOCG.

Ubriaco di Zibibbo
Acá Antonio tomó un queso hilado meridional, cual si fuera provoletta, y lo afinó en vino licoroso Zibibbo IGT.

“Sabor intenso, sápido, de retrogusto mieloso”.

Caciobarricato
Otro caso de provola (pasta hilada) ajusticiada en barrica.

Alquilando un auto por un día desde Venecia se puede emprender un recorrido gastronómico extraordinario por las zonas aledañas. Podría ser ésta y/o otras queserías, el circuito del vino Prosecco, desde Conegliano a Valdobbiadene , que es además un recorrido paisajísitico precioso, las producciones de Grappa en Bassano, los cultivos de espárragos del sile, Si es primavera, o yendo a recolectar cerezas a Marostica, si es verano.

LA CASEARIA s.r.l.
Via Santandrà 17
31050 Camalò di Povegliano (TV)

T. +39 0422 872178
info@lacasearia.com

http://www.lacasearia.com/it

https://www.spaghettiemandolino.it/blog/372-blu-61-formaggio-carpenedo.html

Jambon des Bosses

JAMBON DE BOSSES DOP, Val d’Aosta
La Valle d’Aosta es la región más chica de Italia, casi escondida en medio de los macizos alpinos más altos: Monte Blanco, Cervino, Monte Rosa, y Gran Paradiso. Incluso siendo tan pequeña, limita y tiene pasos fronterizos tanto con Francia como con Suiza.
La capital, Aosta, fue fundada por los romanos : Augusta Prætoria Salassorum, nombre que remite a sus antiguos habitantes, los “salasios”.

“El príncipe de la charcutería de Val d’Aosta”, es el JAMBON DE BOSSES.
Jambon, en francés y no prosciutto. El francés es lengua co-oficial, aunque en la cotidianeidad se habla francoprovenzal.

Se produce exclusivamente Saint-Rhémy-en-Bosses, a 1630 msnm y a 40 km de Aosta y sus orígenes documentados datan de 1397. Es el jamón “más alto de Europa”.

Junto con su salazón (hecha totalmente a mano), se agregan hierbas del territorio y se lo deja estacionar por al menos 12 meses (óptimos 18 meses) sobre un lecho de heno. El entero proceso se lleva a cabo artesanalmente, comenzando por la crianza de los animales.

http://www.debosses.it/homepage.asp?l=1
https://www.youtube.com/watch?v=EIr4NOSE-4M
https://www.ilturista.info/…/12736-La_sagra_dello_Jambon_d…/
Compra online: http://www.yndella.com/it/56_de-bosses-salumi-dop

#ItaliaGhiotta

NUTELLA vs. PAN DI STELLE

Pan di Stelle son unas galletitas chocolatosas de la megamarca italiana de panificados Mulino Bianco (propiedad de Barilla), tan suculentas y tentadoras, que en Italia cada vez que paso delante de su góndola, tomo un paquete, y antes de llegar a la caja lo devuelvo a su lugar porque es fija que entre el momento en que lo abro y el que el sobre queda vacío, no pasa media hora . Por el mismo motivo, no puede haber en mi alacena ni Nutella, ni dulce de leche.

Mulino Bianco, lanzó al mercado recientemente su propia crema de chocolate y avellanas para competir directamente con Nutella. Y para esto tomó el nombre exitoso de Pan di Stelle, como sus deseables galletitas, y otras golosinas subsidiarias.

Pan di Stelle compite en precio, en presencia en góndola y haciendo hincapié en que está hecha con aceite de girasol en lugar del (hoy) condenado aceite de palma, no abandonado por Nutella.

El mercado italiano es prolífico en cremas dulces de chocolate, de avellanas, pistacchio, etc, etc. Como muestra, aquí en venta online las variadas propuestas de Eataly con sus precios: 

https://www.eataly.net/eu_en/food/sweet-products/spreadables-cream

Y en este link, el cocinero Max Mariola prepara su propia fórmula de crema de chocolate y avellanas y la acompaña con una birra : http://www.gamberorosso.it/…/videoricetta-del-panino-la-me…/

Liquirizia

Mi prima hermana Carina esperó demasiado para conocer la tierra natal de su padre, mi tío; no había forma de tentarla. Hace dos años quiso hacerlo y cuando lo quiso se volvió insistente, porque no quería ir sola, ni con su familia: quería ir conmigo.
Terminó partiendo a Roma un par de días antes que yo y me esperó. Para cuando llegué, ella era la anfitriona. Dos días en Roma y era como si hubiese estado toda la vida ahí, y creo que se preguntó “por qué esperé tanto para este viaje?”.

Teníamos que hacer tiempo en la Estación Termini; subimos al patio de comidas y me llamó la atención la forma en que había sido capturada por ese Síndrome del Morfi, patología benigna que temo todavía no esté estudiada por la ciencia y que afecta a tantos viajeros que llegan a Italia y alucinan con palpitaciones ante la bestial oferta gastronómica que se les aparece a cada paso. Fue un dilema, primero acotar en cuál de todos los puestos sentarnos y después qué elegir.

Una vez aplacadas, nos fuimos a nuestro andén, más encriptado que el 9 ¾ de Harry Potter, al fondísimo de Termini, pasando todos los demás y casi invisible. Tomamos nuestro trencito a Campobasso y tras 3 hs, recorrimos 20km en taxi hasta la casa familiar en el pueblo de nuestros ancestros.

Allí siguieron los días en los que mi prima terminó de enloquecer probando con avidez todo lo que se le ofrecía, que era demencial porque parientes y amigos nos invitaban a comer y a la vez era una procesión de manjares que iban trayendo a casa día a día para probar. Un infierno.
La veía cada día peor, más desenfrenada, más deseosa de probarlo todo.
“Cari, algo, alguna cosa que no te guste? O te guste poco?”
Nada, todo, absolutamente todo lo que manducaba se traslucía en el placer de su mirada voraz.

Con nuestro tío Peppiniello (90 años) nos fuimos un par de días a Sorrento, Positano y Napoli: más y nuevas cosas para probar en cada punto. El delirio.

Al final se me ocurrió convidarle un caramelo de liquirizia. Funcionó, su mirada fue de total decepción. Nena, por fin!!!

Liquirizia (Glycyrrhiza glabraL.), regaliz en español, es una leguminosa de la cual se consume su la raíz procesada en una pasta gomosa con aplicaciones en medicina y en la fabricación de golosinas. También se la conoce como “Orozuz”, denominación que me trae a la mente múltiples imágenes mágicas.

Se produce en muchos lugares, pero la de mejor calidad proviene de Calabria, donde incluso tiene su propio museo, el de la Casa Amarelli.

En Argentina no es fácil de conseguir, pero incluso sin haberla probado, para saber de qué lado de la grieta de la liquirizia está uno, el parámetro es el caramelo Media Hora.

El caramelo Media Hora no contiene regaliz, pero tiene notas en su anetol y melaza que pueden remitir a la liquirizia.

En Italia la liquirizia es un sabor tradicional con tantos usos en la industria de las golosinas y en confitería. Últimamente viene ingresando a otras áreas culinarias con sumo éxito: el liquore alla liquirizia se puso de moda en los últimos tiempos; es el cierre dulce, fresco y digestivo perfecto después de una comida en trattoria.

Clásica golosina de liquirizia rellena con porquerías

También hay mieles, quesos, ricotte, helados, panna cotta, sorbetes, tés, risotti, pastas cuyo leitmotiv es esta raíz de la polémica.

Acá, por ejemplo, una interesante combinación de zapallo y regaliz en un risotto que se ve espectacular.

La receta: https://ricetta.it/risotto-di-pura-zucca-e-liquirizia

Andarinos

Pensando que conocía todos los movimientos helicoidales que puede asumir una pasta, me maravillo ante esta manera antigua, delicada y elegante de tratar un humilde cordoncito de masa.

Andarinos
en alguno de los dialectos sardos quiere decir andador para quien empieza a caminar. El nombre describe perfectamente ese ir y venir de los dedos, esa apariencia desconcertada, que en realidad sabe bien qué hace y adónde va deslizando infaliblemente el empaste sobre una superficie estriada.

Se los podría llegar a encontrar en la localidad de Usini-Sassari, pero quién los hace hoy en día?
Se requieren unas ocho horas de labor para obtener un solo kilo de pasta.

https://www.youtube.com/watch?v=evN9QcQWPDY
https://www.facebook.com/watch/?v=516521112208629

#ItaliaGhiotta2020

Bona Sforza – Banquete Nupcial de 1517

Si creen que durante las fiestas comieron demasiado, será consuelo de tontos, pero consuelo al fin leer lo que fue la fenomenal ingesta de una boda real de 1517. Ya nomás traduciendo necesité tomar unas gotas de Hepatalgina.Había una vez una Reina llamada Bona Sforza.

Nació como duquesa a fines del s.XV en Vigevano, Pavia, allí donde siglos atrás había tenido su sede el imperio longobardo.
Cuando Bona tenía dos años, su papá, Gian Galeazzo Sforza, duque de Milán, murió, probablemente envenado por el propio tío, Ludovico el Moro.
Pocos años después, su esposa, Isabel de Aragón (cuyo rostro probablemente inspiró la Mona Lisa de Leonardo), partió con su hija a su tierra natal, el Reino de Nápoles, ya que era duquesa de Bari. El Castillo de Bari, que había pasado tiempos mustios, revivió con el ambiente de corte renacentista de las tantas familias nobles de Milán que migraron tras los pasos de Isabel hacia el sol del sur.

Bona recibió una formación humanística a la altura de su tiempo y de su rango. Su madre la quería a toda costa reina y lo consiguió: en 1518 fue casada con el viudo Segismundo I, Rey de Polonia.

Se celebró la boda por procura en el Castel Capuano de Nápoles, sin novio, pero con banquete monumental de dos días que contó con 29 platos para 50 comensales. He aquí el frugal menú, que marcó tendencia en la época:

Castel Capuano, Napoli

Banquete Nupcial de Bona Sforza y Segismundo I de Polonia


Primer plato – Pignolate in quattro
Pignolata (cicerchiata) crocante con piñones, con crema y con confituras.
Aperitivo dulce que formaba parte del servicio de buffet inicial.

Segundo plato – Insalata d’herbe
Con hierbas mixtas, especialmente amargas como los lampascioni, cebollas silvestres de Puglia y Basilicata, deliciosas.
Aperitivo destinado a estimular el apetito.

Tercer plato – Jelatina
Caldo graso enfriado y recortado artísticamente.

Cuarto plato: Lo bollito
Carnes varias hervidas, especialmente ternera, servidas con biancomangiare (manjar blanco) con mostarda (mostaza con arrope de uva)

Quinto plato – Li coppi di picciuna
Palomas guisadas y cortadas artísticamente por el trinchante

Sexto plato – Lo arrusto ordinario con mirrausto et salsa di vino agro
Grillada de carnes agridulce que podía alcanzar hasta 120 platos.
Agridulce (vino agro = vinagre).
Mirrausto: salsa medieval en base a miga de pan, almendras molidas, caldo, azúcar y canela.

Séptimo plato – Le pizze sfogliate
Lasañas con salsa de azafrán

Octavo plato – Lo bollito salvaggio con putaggio ungaresco et preparata
Hervido de carnes salvajes con potaje con paprika y peperoncino (aparentemente, para la época, ya había llegado el pimiento desde América a Turquía y desde allí a Hungría y desde Hungría la sopa tomó el nombre de “putaggio ungaresco”, potaje húngaro, o sea).

Noveno plato – Li pasticci di carne
Gran pastel de carne con su salsa presentado artísticamente, servido con aceitunas de Puglia y España como guarnición.

Décimo plato – Li pagoni con sua salza
Anunciado por las trompetas, los pavos reales se presentaron adornados con su plumaje.

Undécimo plato – Le pizze fiorentine
Especie de bizcochuelo

Duodécimo plato – Lo arrusto salvaggio e strangolapreiti
Asado de carnes de caza acompañado por “strangolapreti”, un nombre de pasta que toma muchas acepciones en Italia, pero que entiendo que acá serían o como una especie de orecchiette estiradas o un tipo de fusilli hechos a mano. Tomemos en cuenta que para la época, la pasta usualmente acompañaba a la carne como guarnición, tal como los Spätzle siguen acompañando lo que llamamos Gulasch pero que es Pörkölt.

Decimotercer plato – Le pastidelle de carne
Albóndigas guisadas.

Decimocuarto plato – La zuppa nanna
Sopa nórdica, probablemente en homenaje a los embajadores polacos.

Decimoquinto plato – Lo arrusto de fasani
Faisán al vino blanco asado.

Decimosexto plato – Almongiavàre
Hispanismo para designar torta con especie de sabayón.

Decimoséptimo plato – Li capuni copierti
Capones cubiertos con una especie de pastel y luego cocinados en vino.

Decimoctavo plato – Le pizze bianche
(enigma)

Decimonoveno plato – Et appresso jelatina in gotti
Gelatina líquida y fría servida en vasos de cristal.

Vigésimo plato – Conigli con suo sapore
Conejo con salsas varias (nueces, uvas verdes, anchoas …).

Vigésimo primer plato – Li guanti
Pasta rellena (¿?)

Vigésimo segundo plato – Le starne con limoncelle sane
Perdices con cítricos.

Vigésimo tercer plato – Li pastici de cotogne
Dulce de membrillo.

Vigésimo cuarto plato – Le pizze pagonazze
(enigma)

Vigésimo quinto plato – Le pastidelle de zuccaro per tutte le tavole
Pasta de almendras con agua de rosas o azahar.

Vigésimo sexto plato – Le tartelle per tutte le tavole
Tartaletas dulces.

Vigésimo séptimo plato – Castagne di zuccaro con lo scacchiero
Marrons glacés servidos junto con un tablero de ajedrez para jugar.

Vigésimo octavo plato – Le nevole et procrassa
Son las actuales cartellate de Puglia con ippocrasso, vino dulce especiado.

Vigésimo noveno plato – Le confieti
Además de los tradicionales confites nupciales,este último plato incluía todo tipo de frutas confitadas y mermeladas, sin olvidar el turrón de Bari, del cual Bona era golosa.


Tras la boda, partió durante un viaje de 3 meses rodeada por un séquito de más de 300 personas donde entre otros había nobles, artistas, perfumistas, y por supuesto cocineros. Pocas décadas más tarde este gesto iba a ser imitado por la gran Caterina de’Medici.

En Cracovia se celebraron nuevas bodas y así fue coronada como Reina Consorte.

Bona, además de mujer de cultura, era una especie de petardo, con una fuerte personalidad, contrastante con la calma de su marido, a quien debe haber vuelo loco, imagino. Además de darle 6 hijos al rey, aprendió polaco, viajó por su reinado y sus ducados para conocer a su gente y sus necesidades, se inmiscuyó de lleno en la vida política, llevó desde Italia toda la movida artística renacentista hasta ese punto extremo de Occidente y transmitió sus hábitos alimentarios a su pueblo, que la quería y admiraba.

Éstos son los nombres en polaco de algunas verduras:
Kalafior (en italiano: cavolfiore. En español: coliflor)
Por (en italiano: porro. En español: puerro)
Fasola (en italiano: fagiolo. En español: poroto)
Salata (en italiano: insalata. En español: ensalada).
No sabemos si todos fueron llevados por Bona, pero muchos seguramente sí.
De las naranjas y otros cítricos y demás frutales, no hay dudas que se cultivan y comen desde que Bona estuvo allí.Tras haber quedado viuda, Bona regresó a Bari y allí continuó gobernando para su pueblo. Había siempre sido devota de San Nicolás de Bari, pero ahora también lo era de San Estanislao, patrono de Polonia y en su honor erigió una capilla en Bari.
Murió a los 62 años, envenenada, como su padre y también como su madre, a quien suministraron altas dosis de mercurio en el intento por curarle la sífilis.

Bona fue traicionada por su cortesano de mayor confianza, Gian Lorenzo Pappacoda. El crimen fue encargado por los Habsburgo quienes no querían pagar una deuda de guerra contraída.
Sus restos descansan en la iglesia de San Nicolás de Bari, custodiada por las esculturas de sus dos amados santos.

Fuentes:
https://it.wikipedia.org/wiki/Banchetto_nuziale_di_Bona_Sforza_e_Sigismondo_I_di_Poloniahttps://corrieredelmezzogiorno.corriere.it/napoli/arte_e_cultura/15_novembre_21/castel-capuano-1517-cronaca-un-banchetto-durato-due-giorni-dc3457ac-9078-11e5-ba07-f78ac9440ace.shtml

https://alchetron.com/Bona-Sforza

https://ricerca.repubblica.it/repubblica/archivio/repubblica/2002/01/02/quando-il-convito-era-un-arte.html?refresh_cehttps://www.canosaweb.it/rubriche/giuseppe-di-nunno-stilus-magistri/le-cartellate-a-la-prova-del-cuoco/https://www.vesuviolive.it/cultura-napoletana/125955-castel-capuano-lo-sfarzoso-banchetto-nuziale-bona-sforza-sigismondo/

#ItaliaGhiotta2020