Silfio, la planta misterio

Hubo una vez una planta. En este planeta. En la Cuenca del Mediterráneo.
Silfio se llamaba. O laser en el latín de los Romanos.
Nombre científico no tiene y no tuvo, ya que para cuando los botánicos se dispusieron a asignar categorías y denominaciones a las especies vegetales, la enigmática planta se había ya esfumado de la faz de la tierra.

De ella sólo nos quedó una sombra luminosa, por contradictorio que suene.
Sabemos que la amaban.
Amaban devorarse sus tallos y sus raíces, la adoraban como hierba aromática, como perfume, y la necesitaban por sus cualidades curativas.

Tenía gran valor, tanto que le cantaron odas y la inmortalizaron en monedas, donde cuya imagen fue acuñada. De allí conocemos su forma y de los relatos históricos su aspecto.

Y era una indómita, esto también sabemos. No hubo forma de domesticarla.
Crecía libre y tal vez por su desenfrenada y ávida recolección se agotó.
Se fue, desapareció, se retiró de la vista de los ojos humanos.

Una esperanza nos alienta a pensar que en algún lugar permanece y se reproduce.
Libre, bella, sabrosa y lejos del alcance ambicioso insoportable de los humanos.

Algún día ella decidirá perdonar y hacerse otra vez visible y comestible.
Pero jamás doblegarse a la sumisión y esclavitud de huertas o jardines.

https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-42150059

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s