Saint Moritz resiste

Sábado 9:30AM, haciendo tiempo en Microcentro y en busca sin éxito de algún lugar con onda donde tomar un café con leche. Encaré por Paraguay hacia las Torres Bellini y sin querer me topé con una esquina que fue parte de mi entorno laboral cuando hace mil trabajaba ahí nomás.

La vieja Confitería Saint Moritz es una sobreviviente que, contra todos los pronósticos, supo bancar la radical transformación de su entorno y hacer de su ocaso una fortaleza, luciendo hoy la perspectiva que le regala el imponente conjunto arquitectónico que se le plantó enfrente y hasta osando con unos -antes inexistentes- toldos rayados que cobijan mesitas y sillas sobre la vereda.

Las clásicas sillas mullidas de su interior, un sello del lugar y otrora de cuero rojo, hoy están retapizadas en cuerina, pero aun a través de esa necesaria decadencia, consigue conservar su aire original.

Me enganché charlando con Francisco, mozo de S.Moritz desde 1974, super cordial. Le pedí que me dejara sacarle foto “para una nota”; no sé qué imaginó, pero se alegró. Si lo ven, díganle que vieron su cara en una publicación y lo harán sentirse feliz.

Fui a hacer tiempo y terminé retrasándome.

Saint Moritz, Paraguay esq. Esmeralda, Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s