Panzanelle!

panzanellaLa panzanella es una de las tantas reivindicaciones de un pan bueno que ya no está fresco y que de ninguna manera se va a descartar.
Los buenos panes no envejecen y siempre tienen una segunda vida, a veces más preciosa que la primera.

Mi viejo tío abuelo Giuseppe, en Calabria, se hacía juntar por el panadero restos de pan. El muchacho se los llevaba a su casa de tanto en tanto en una bolsa –la recuerdo muy bien, era de tela blanca de algodón-.
Dentro de la bolsa había pedazos informes de pan rústico durísimo incomible, sobre todo para la dentadura endeble de mi tío, pero él los revivía remojándolos en esas aguas de manantial que en ese entonces prodigaba el suelo italiano, los desmenuzaba y se los comía así nomás o sumados a su ensalada de tomates, aceite virgen y orégano.
Muchos años después volví a ver esa resurrección del pan viejo cuando frecuentaba las playas del Lazio, e íbamos de a muchos a almorzar panzanelle al Chaltet, a orillas del mar, en Río Claro, Salto di Fondi.

Panzanella del Lazio
panzanellaLa estructura de la panzanella que comíamos en las playas de Salto di Fondi, en el Lazio, era simple:
En la base unas rodajas de pan seco remojadas con agua primero, rociadas con aceite después, y con mozzarella, tomates, rúcula y jamón, todo a caballo.
Listo.
Claro que así como es de sencilla esta fórmula resulta igualmente irreproducible en cualquier otro lugar que no sea ese territorio, porque:

el pan no es cualquier pan sino friselle: unos pancitos de trigo candeal moldeados a modo de rosca, como taralli, cocidos, cortados al medio en forma horizontal y vueltos a hornear (lo que se llama biscotto).
 el jamón es el regional de Bassiano
– la mozzarella di bufala es D.O.C. y se produce diaria y artesanalmente en los aledaños
– los tomates son de huertas bendecidas por ese suelo y ese sol. Lo mismo vale para la rúcula que no es delgada como la que consumimos comúnmente en Argentina sino que es la del tipo “selvatica”, más gruesa, consistente y picante.
– Por último y principal, tienen allí mismo el aceite de las olivas de Gaeta, un óleo particular y único.
De todos esos dones de la tierra, de la naturaleza y de la tradición, sale el producto que se ve en la foto.
salto-di-fondiAcá armé con Google Maps un recorrido donde se encuentran cada uno de los ingredientes que confluyen en esa pequeña maravilla.

Sagra de la Panzanella (fiesta popular de la panzanella)

2015_panzanella_manifesto

Lo simple y bueno se celebra: en Sezze, siempre en el Lazio, así como en otros puntos del centro de Italia, se organizan anualmente sagre sobre este tema, es decir fiestas comunales donde las preparan en grandes cantidades para las comilonas populares a las que son tan afectos los italianos, y tan generosos, porque la panzanella que se sirve es gratuita.
Generalmente la fiesta se lleva a cabo entre el 8 y el 15 de julio.
La panzanella de esos pagos se hace con tomate, como una simple bruschetta, lo que cambia es la base de pan, que en vez de ser tostado está remojado.
¿Quién se prende para ir este año?

Panzanella Toscana
En otros lados de Italia –desde la Toscana hacia el sur-, también se comen panzanelle, pero según donde se coma, el pan mojado adquirirá distintas formas.
Una de ellas es con el pan seco cortado en cubos o desmenuzado, hidratado, aceitado y agregado a las ensaladas. Las ensaladas con panzanelle sobre todo llevan ingredientes refrescantes de verano tales como:
cebolla cruda, tomate, pepinos, atún, aceitunas, alcaparras, albahaca, todo con sal, aceite y vinagre o aceto balsamico.
El pan de la Toscana tampoco es cualquier pan: es un pan elaborado sin sal único, llamado pane sciocco con su categoría DOP (Denominazione d’Origine Protetta).

Otra forma es ésta, como podemos observar que prepara Max Mariola para Gambero Rosso.
El pan es cortado en cubos y puesto durante media hora en remojo en un cuenco con agua al que se le ha agregado vinagre blanco (demasiado tiempo de remojo para mi gusto, para mí basta un pasarlo por agua y que se ablande con esa poca cantidad).

Mientras tanto, en otro recipiente, también con agua y vinagre, coloca a macerar unas cebollas moradas cortadas en aros. El vinagre les alivia el gusto fuerte y las vuelve menos prepotentes en boca.
Corta tomates, apio, pica albahaca y anchoas.
Luego toma el pan y con sus manos lo estruja bien para eliminar todo exceso de agua, lo desmenuza y lo mezcla en ensalada con todos los demás ingredientes.
Agrega sal, aceite, pimienta, et voilá: el gazpacho a la italiana!

La pappa al pomodoro, la ribollita, il pane cotto, i canederli… son algunas de las muchas otras tantas reformulaciones de panes viejos que aún hoy perviven en Italia.
panzanellaAcabo de armar mi panzanella porteña aprovechando que tenía un pan discretamente bueno que compré en Le Moulin de la Fleur.
¿Les tentó?

Tengo mis dudas que el pan remojado haga mella en el gusto culinario argentino, pero ya me pareció ver el nombre “panzanella” mal escrito en algunas pizzarras de bares-restaurantes porteños.

Me despido con este otro video que enseña de manera divertida cómo se hace una panzanella, bien toscana.

 

 

 

Anuncios

Sorbetti, los tatarabuelos del Gelato Italiano

Petrella está siendo azotada por nevadas tan copiosas que superaron el metro. Mis amigas me estuvieron whatsappeando estas fotos, entre muchas otras. Hacía años que no nevaba así.

Cuando las vio mi mamá, quien padece y mucho los 33° de Buenos Aires, recordó los sorbetes helados de mosto cotto, arrope de uva que se hacían ella y sus hermanos con la nieve fresca, a zrbett’cu vin’cuott’ (=il sorbetto con mosto cotto).
Justo en ese mismo momento, mis amigas empezaron a mandarme fotos de sus propios sorbetes  de nieve apenas caída, porque así debe ser la nieve: liviana y etérea.
Y sobre ella: leche azucarada, o limón endulzado, café, leche de almendras (lo escribo y se me hace agua la boca), o con el antiguo vino cotto, que es el mosto cotto, arrope de vino del cual ya hablé en algún posteo antiguo. También se aromatizan con licores o, en fin, con lo que se tiene a mano o en gana (más bien lo que se tiene a mano, porque con estos niveles de nieve se hace difícil salir de casa en busca del ingrediente del antojo si no está en la despensa).

GELATO ITALIANO


El helado italiano, difundido en todo el planeta, es una evolución del sorbete de nieve saborizada.
Mucho hicieron por esa cruzada los italianos emigrados tras las Grandes Guerras, y también después, sobre todo los vénetos del Cadore que lo llevaron a todo el norte de Europa con gran éxito.
Los italianos siguen siendo maestros en la producción e innovación heladera aún hoy.

Está claro que en la Antigüedad Romanos, Griegos y culturas anteriores ya sabían apreciar la frescura de las nieves y hielos dulces, pero por qué la nieve en Italia inspiró y desarrolló el nivel de cremas heladas que hoy ostenta y por qué no se produjo un proceso análogo en otro país donde también les cae la nieve en el cielo es algo que honestamente no sé.

Fue el siciliano Francesco Procopio dei Coltelli (me fascinó el nombre) quien parece ser en el siglo XVII inventó el helado y lo llevó a París donde él mismo fundó la cafetería más antigua en esa ciudad, Café Procope, que aún hoy existe. Y fue en ese contexto en el que el gelato italiano fue puesto en valor y de moda, una moda que sigue en nuestros días.
https://es.wikipedia.org/wiki/Francesco_Procopio_dei_Coltelli

Parece ser que el abuelo de Francesco, pescador, le dejó un aparato por él inventado para hacer helados. A Francesco vivir de la pesca no lo entusiasmaba, así se dedicó a poner en funcionamiento el instrumento, lo perfeccionó y con él se fue a Francia donde le fue muy bien, se casó tres veces y tuvo 12 hijos.

VEO COSAS ASÍ, Y ME ENAMORO MÁS DE ITALIA

https://www.youtube.com/watch?v=3OsEAE5RZ7I
Vean si no este video:
El heladero de Udine, Giancarlo Timballo, tomó la tradición del mosto fermentato para hacer una de sus creaciones.
En este caso, no es mosto cotto, porque no está cocido, sino mosto simplemente, mosto crudo, un jugo de uvas fermentado, paso previo a la vinificación.

El Sr. Timballo prepara este gusto únicamente en septiembre, cuando es el tiempo de vendimia.
Ciento cincuenta kilos de uva fragola (la que acá llamamos uva chinche –Vitis labrusca- puestos a fermentar por tres días.
Al cabo del tiempo, nos muestra el color que adquiere ese líquido.
Ya lo tiene listo; lo enfría para bloquear la fermentación e inmediatamente sacar el sorbete para la venta de esa misma tarde.
¿Alguien quiere ir?
http://www.gelateriafiordilatte.it/
Ofrece gustos rarísimos como helado al heno, a las flores de achicoria (tarassaco), a los pétalos de rosa, flores de menta, azafrán y cacao, flores de amapola, flores de saúco, grappa y chocolate.
http://www.gelateriafiordilatte.it/le-nostre-specialita/
Todos muy originales, pero el de mosto, me voló la peluca.

SORBETES REGIONALES
En Italia el arte de endulzar la nieve dejó en herencia cantidad de regionalismos como se ve en estos ejemplos

Sa carapigna
sa-carapigna
Foto:  http://www.sardegnadigitallibrary.it/index.php?xsl=626&id=190556
Es llamativa esta forma de helado que siguen todavía haciendo en Sardegna, todo un arte que requiere enormes paciencia y tiempo:
Se dispone de un recipiente de aluminio redondo (pensar que antes era de plomo!) en el cual se coloca jugo de limón azucarado. Se cubre con una tapa metálica con manija, se inserta en un círculo contenedor de hielo y en él con la manija se lo hace girar sobre su eje durante unos 40 minutos hasta que el jugo se congela y está a punto para ser consumido. Honrando este manjar que se llama carapigna se hacen sagre, que son fiestas populares donde la gente acude para pasar un momento juntos, socializar, bailar, cantar, beber… y sorber carapigna, por supuesto.
https://www.youtube.com/watch?v=TARnev4xUMU
https://www.youtube.com/watch?v=H21MjsZVmQI

Sgroppino (sgropìn)
sgroppin
Foto: http://www.iprosecco.it/sgroppino-il-sorbetto-alcolico-a-base-di-prosecco-e-perfetto-per-lestate/
Esta es la versión véneta, que originalmente era un sorbete con grappa y limón, que hoy se prepara con helado de limón, vodka y prosecco.

Granita
granita
Foto: http://www.lacucinaitaliana.it/storie/luoghi/granita-e-brioche-la-colazione-siciliana/
Todo aquel que haya estado en Sicilia se habrá seguramente deleitado con este helado callejero de hielo saborizado al café, almendras, gelso o limón.
Sola está muy sola, entonces en un tiempo la servían con pan, que hoy fue sustituido por pan brioche, casi obsceno, que viene caliente y que se puede sumergir en el mar helado de la copa.
Granita e brioscia”, para los sículos.

Cremolada

cremolata
Foto: http://www.newsfood.com/gelato-no-cremolato/
También siciliano, como la granita pero con pulpa de fruta en vez de jugo.
A no confundir con la gremolada, que es otra historia (y otra región también).

Grattachecca

grattacheccaPresente en todas las playas del Lazio, el vendedor ambulante llega con una gran barra de hielo que va raspando y esas escamas heladas las saboriza con lo que cada uno quiere.
El señor más esperado de la playa.

Riso, pomodoro e basilico. Elogio de lo simple.

riso-e-pomodoro-1Italia, tierra de arroces
No sólo de pasta vive un italiano: il riso, es decir “el arroz”, es un alimento básico.
Italia es el principal productor de arroz de Europa con un total de 1,4 millones de toneladas por año cultivadas en una superficie de 220.000 hectáreas. Alrededor de un tercio se consume en el país y el resto es exportado al mundo.

Los invito a dar una vuelta por www.riso.it que aúna productores arroceros peninsulares de alto nivel. Ingresen a la solapa PRODOTTI, y admiren uno a uno los arroces delicados que se cosechan  hoy en Italia.
En Italia se producen unas 140 variedades de arroz, muchas de ellas autóctonas, las demás exóticas pero cultivadas bajo los estrictos estándares.

Aquerello, arroz madurado
confezioniEn la galería de arroces de www.riso.it , les llamará seguramente la atención la marca Acquerello.
Si me queda un paquete de arroz olvidado en la alacena, seguramente en un tiempo desarrollará gorgojos. Se supone que un grano joven es de mejor calidad, ¿a alguien se le ocurre imaginar que un arroz envejecido puede ser preciado?
A algún italiano se ve que sí se le ocurrió; en el universo culinario italiano todo es posible: la nueva (o no tan nueva) tendencia es madurar los arroces, someterlos a un proceso controlado en el que el paso del tiempo potencia sus características. A mí me hubiera sonado a excentricidad pretenciosa y vacía de contenido, si no fuese que creo en la genuino y en la bondad de los productos italianos.

El hombre quien tuvo la visión de las ventajas de envejecer el arroz se llama Piero Rondolino, un hijo de padres arroceros, quien hacia el año 2000 tuvo la intuición de que el cereal añejo podía estabilizar el almidón (o tal vez la idea haya surgido a raíz de algún silo abandonado que en condiciones térmicas adecuadas devolvió un cereal precioso?).
silos-di-invecchiamento-riso-acquerelloEn Acquerello, empresa familiar donde hoy también trabajan sus hijos, el arroz Carnaroli es puesto a estacionar en estado bruto, envuelto en su salvado.

Luego es procesado “a hélice”, mediante un instrumento inventado en 1875 y que permite un refinamiento delicado.

Una vez hecho esto, el arroz y los descartes del refinado permanecen unidos durante 16’ en una máquina ideada también por el Sr. Rondolino (quién si no?): en este último proceso la corteza abnegadamente cede todas sus cualidades al grano de arroz de modo que éste persiste en su blancura inmaculada sin perder ni el sabor ni las virtudes del estado integral.

Otra originalidad de Rondolino fue la de enlatar su producto en lugar de venderlo al vacío como la competencia, una idea que parece ser inspiró luego las célebres latas del caffé Illy.

Hoy existen otros emprendimientos que se prendieron a esta moda de temperar el arroz, y la directriz va en aumento.

Para mi próximo viaje a Italia, tengo pendiente probar una lata de Acquerello envejecido. Según leí, es un arroz que mantiene la cocción mejor que otros arroces premium y que exalta los sabores añadidos. Los arroces italianos están concebidos para ser transportadores de gustos, para absorberlos, encapsularlos y liberarlos sorpresivamente en cada grano dentro de la boca del comensal.

¿Cuánto cuesta?
En la tienda online www.cassandra.it:
La lata de arroz madurado por un año de 500 gr sale 6,60 euros.
El medio kilo de arroz de 7 años, en cambio, vale 10,70
Acquerello fuera de Italia puede conseguirse en las tiendas Eataly del mundo.

Todos los arroces, el arroz
Y sí, en el mundo existen miles de tipos de arroz, pero cuando yo era chica, en mi universo barrial existía un solo arroz. Era “arroz” a secas y se vendía a granel en el almacén.

Era un arroz blanco y corto, que había que lavar muy bien antes de cocinarlo porque traía bastantes impurezas.

En mi familia se comía seguido arroz y en distintas versiones, pero había un plato que me hacía mi abuela Caterina exclusivamente cuando estábamos las dos solas y sin más testigos.
Temo que le diera vergüenza servirlo a otros (sus hijos incluidos).
La sencillez del plato era incompatible con lo elaborado y suculento de su cocina.
Creo que la nonna, hoy, no hubiese considerado este plato digno de ser publicado, y yo también dudé en ponerlo en órbita.

Era una comida de verano, cuando se aprovechaba la abundancia de los tomates maduros y el perfume de las albahacas.

Mi abuela ponía a hervir esos granos de arroz almidonados.
Y mientras se cocinaban, pelaba tomates, los pasaba por el pasaverduras, volcaba la salsa cruda en un recipiente, más aceite de oliva, perejil o albahaca y sobre eso echaba el arroz humeante mezclando todo, y dando una estocada final con un trocito de manteca y un puñado de queso rallado.
Sólo eso.

Ella sabía que me gustaba y yo me regocijaba al compartirlo con ella, aunque no era algo que sucediera seguido.
Cuando ella ya no estuvo, cada verano lo seguí preparando, pero –recién ahora me percato- sólo para mí misma.
Me doy cuenta de que tengo el mismo pudor que la nonna y que no me animé hasta hoy a compartirlo, y que no sería algo que me animase a preparar para ofrecer a nadie.

Paradójicamente  me gusta tanto que podría comerlo cada día sin nunca hartarme.

Que el 2017 sea un año de cosas simples.


Links:

http://www.riso.it/products/riso-acquerello-invecchiato-7-anni-15
http://www.riso.it/prodotti?page=6&

Reportaje a Piero Rondolino: http://www.gamberorosso.it/it/food/1021879-riso-innovativo-acquerello-il-carnaroli-in-lattina

www.enterisi.it