Naranjitas 7 hervores

La naturaleza no es una propiedad de la que podamos abusar a nuestro antojo, ni mucho menos es la propiedad de unos pocos, sino un don de todos, que debemos custodiar.
-Papa Francisco, 21 de mayo 2014

Mermelada de naranjaReciclaje es Redención
Tantos años viviendo bajo la rigurosa administración del Véneto me convirtieron en recicladora empedernida. En los municipios vénetos la basura se recicla desde hace muchísimos años. Al principio me volvía loca porque no era fácil revertir una conducta de toda la vida y los errores se pagaban con multas pesadas, pero pronto la movida me conquistó y me convertí en obsesiva de la división de la basura y una convencida -como Jorge Drexler- de que nada se pierde, todo se transforma.

Una compostera improvisada y eficaz
Hoy y a pesar de vivir en departamento en plena Ciudad de Buenos Aires no desecho los restos orgánicos de origen vegetal.
En mi mini-balcón uso una maceta de terracota de boca ancha y ahí tiro todo pasto, verdura, cáscara y semilla que sobre.
De tanto en tanto le echo un poco de tierra encima que instantáneamente elimina el olor e inhibe moscas y mosquitos. Y listo.
Cuando el recipiente se llena, paso el contenido a una maceta grande de plástico con agujeros debajo, la tapo y en unos meses obtengo compost fertilísimo del que nace de todo: hasta creció una sandía!

No sólo resulta práctico sino que además la cocina queda exenta de malos olores.
Dividiendo los residuos, la basura neta es = una bolsita cada 10 días.

Pero lo más maravilloso de ese proceso es ver cómo el descarte primero se pudre y después termina por redimirse en materia perfumada  y cómo de ahí renace la VIDA.
El compost una vez “estacionado” huele maravillosamente!

Naranjitas 7 hervores
MermeladasEn invierno venía tirando las cáscaras de naranja a la compostera, pero como son voluminosas y tardan en degradarse, me llenaban el contenedor demasiado pronto, así que decidí hacerlas mermelada.

Empecé por trozarlas y freezarlas tras cada consumo diario, pero a pesar de tenerlas cerradas en bolsitas para freezer me contaminaron de olor insoportable todo el freezer. Tuve que vaciarlo.

La receta
Ahora hago esto: antes de exprimirlas las lavo con mucho cuidado.
Guardo las mitades en el freezer en contenedores herméticos y sin trozarlas.
Cuando junto una buena cantidad las saco del freezer.

Aún congeladas y con un buen cuchillo las corto en tiras bien finas (en la foto las tiritas no se ven porque las corté horriblemente).
Estando heladas las cáscaras se cortan mucho mejor, es des-estresante hacerlo, les aseguro.

Hay que hervirlas –se dice- siete veces para evacuar el amargor de la parte blanca que de otro modo sería incomible.

Para esta operación uso tres cacerolas en simultáneo.
Hierven en la primera olla por algunos minutos. Escurro con un colador chino apretando con un tenedor y paso las cáscaras a la segunda olla que ya tengo hirviendo. Mientras tengo en espera a la tercera y vuelvo a llenar de agua la primera que vacié.
Es útil ir anotando los hervores porque llega un punto en que uno pierde la cuenta.

Al llegar al séptimo hervor: colar, escurrir, pesar el contenido, pesar el mismo total en azúcar y el mismo volumen en agua.

Colocar en una olla las naranjas, el equivalente en azúcar y en agua y cocinar a fuego lento revolviendo cada tanto hasta que el agua se reduzca y nos quede a punto mermelada teniendo en cuenta que cuando se enfríe va a estar más sólido que cuando lo tenemos tan caliente. Hay que calibrar bien la densidad porque si no pasan a estar demasiado duras.
Asímismo tienen que quedar transparentes y doradas.
La cocción lleva entre una hora y hora y media.

Cuando están listas tenemos dos opciones:
DSC01158 NaranjitasUna es escurrir las tiritas en una rejilla, espolvorearlas con azúcar, dejarlas secar haciéndolas así abrillantadas. Una delicia, pero es una tarea que excede mi paciencia, o será que no cuento con la rejilla adecuada y entonces no me da resultado.

La otra posibilidad es enfrascar y esterilizar para conservar como mermelada fuera de la heladera. Por el momento coloco en frascos y guardo en frío para consumo inmediato. La verdad es que no me duran mucho, porque termino repartiendo la cosecha y pronto todos piden más.

Leyla: dedicato a te che portandami ogni volta ad ammirare il concimato nel tuo giardino mi hai insegnato che dai rifiuti più miseri può nascere un fiore.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s