Tarta de queso, manzana y huevo con masa leudada

tarta de manzana, ricotta y romeroEsta receta surgió casi por casualidad mientras cocinaba el otro día acá, donde me encuentro en este momento, en el Molise, en el centro-sur de Italia. Ciertamente esta preparación poco tiene que ver con el lugar porque usé un queso Asiago, que más italiano del norte no puede ser, pero es que cuando lo vi en el supermercado de Campobasso, y aunque el mostrador rebozaba de quesos excelentes locales, me pegó la nostalgia de los quesos vénetos -que adoro- y me lo traje a casa.

Les llamará la atención la intervención de la manzana. Es un elemento clave porque aporta frescura y al mismo tiempo es discreta: el comensal difícilmente advertirá su presencia. Queda muuuy rica esta combinación de ingredientes y el toque de romero es perfecto para  completar la escena de sabores. Antes de usarlo, puse las hojitas en una sartén de teflón y llevé a fuego suave hasta que empezó a liberar todo su perfume.

La masa se puede sustituir con tapas para tarta, sin embargo me gustó mucho el resultado que obtuve usando levadura.

Para la masa
250 gr de harina (acá usé la variedad Manitoba, que en Argentina –creo- no hay y es óptima para panificados)
10 gr de levadura de cerveza
Agua a tempertura ambiente o tibia: cantidad necesaria
1 chorro de aceite
1 cucharadita de sal

Para el relleno
DSC039544 huevos
250 gr de queso cortado en trocitos muy chicos. Acá usé Asiago, pero en Argentina se puede usar un fontina, un gruyere o un emmenthal
1/2 manzana cortada bien finita
Hojas de romero a gusto
Sal y pimienta a gusto

Disolver la levadura en un poco de agua tibia.
Hacer un círculo con la harina. Dentro colocar el aceite y la sal a los costados.
De a poco ir incorporando primero el agua con la levadura y después ir amasando completando con agua tibia, muy de a poco, hasta que quede una masa homogénea, con toda la harina incorporada.
La masa debe ser elástica, hidratada lo suficiente como para que no sea dura, pero tampoco demasiado blanda.
Amasar usando la base de las palmas de la mano y no los dedos.
(Cuando termino de amasar, suelo golpear varias veces la masa contra la mesa. No sé rigurosamente qué grado de eficacia tiene este acto en el levado de de la masa, pero a mí me da resultado).
Dejar reposar la masa bien cubierta (yo la cubro con una frazada) en un rincón calentito y sin correntadas de aire, por lo menos durante una hora.
Al cabo del tiempo, retomar la masa, volver a amasar para desgasificarla y estirarla bien en 2 tapas.
Tomar un molde de aluminio enmantecado y cubrirlo con una de las tapas estiradas cuidando que los bordes también cubran los laterales del molde de manera tal que dentro podamos volcar el relleno que será bastante líquido al contener huevo.

El relleno:
Batir ligeramente los huevos e incorporar el queso, la manzana, romero y sazonar con sal y pimienta a gusto. Llevar el relleno al molde que tendremos recubierto por la masa.
Cubrir con la otra masa, cerrar con repulgue, pincelar con el mismo huevo que quedó en el recipiente donde lo batimos, pinchar con un tenedor para que no se formen globos, y llevar a horno moderado hasta que esté bien dorado.
Dejar reposar unos minutos antes de servir.
DSC03964

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s