Pallotte di Ricotta

DSC01113

para Carina

Según Tía María, Nonna Annita decía que las recetas no hay que revelarlas porque al final a los demás les terminan saliendo mejor que a una. Pero ella misma terminó padeciendo las consecuencias de ese celo. Por más que se haya instalado durante días enteros en el laboratorio pastelero de su sobrino Luluccio, no logró sonsacarle la receta secreta de sus mpepetiell, ni la de los moñitos de hojaldre, ni de sus fabulosas tortas. Jamás la Nonna pudo replicar más que a medias las maravillas que salían del horno de su sobrino porque indefectiblemente siempre faltaba algún detalle clave que él mantenía bien oculto.

Poco después de haberle comentado a Carina que estaba recopilando las añoradas recetas de familia, me llegó este mensaje de ella:

“Ayer me acordé de otra receta. Son las albóndigas de parmesano, huevo y creo que ricota, que se comen el miércoles de ceniza. Cuando vino Carmela con Tío Pepi las hizo, yo estaba embarazada de Nico, qué manjar. Mientras escribo se me hace agua la boca”.

“Qué buen dato! Lo agrego! Vos las preparás?”

“No, porque viste que nunca te pasan el dato preciso de las medidas, siempre es un poquito de esto, de aquello, mezclá hasta que quede de tal manera… cuántos secretos que se guardan …”

Y es verdad, mamá misma intentó hacerlas varias veces hasta que harta dijo que no iba a probar más. Ahhh, qué bronca cuando tenemos las albóndigas bien armaditas en nuestras manos, perfectas esferas que en cuanto caen al agua caliente PLAFF! se desintegran y tornan el caldo invisible, con la ricotta y demás ingredientes flotando! Para llorar.

Pero ahí apareció mi alma instigadora y juntas mi mamá y yo insistimos. Hubo varias conferencias telefónicas Buenos Aires/Petrella Tifernina, y no con Carmela –quien supongo no revelará nunca la receta- sino a través de Zio Peppiniello, más a mano y más paciente.

Por fin este domingo a mamá le salieron bien. Carina: por favor probá vos misma, a ver si eran así, y si no… seguiremos participando.

Receta

Ingredientes:
Para unas 16 albóngigas

Caldo vegetal o de carne (donde herviremos le pallotte)

200 gr de ricotta
2 buenos puñados de queso rallado (rallado en casa)
2 puñados abundantes de pan seco, sin corteza, rallado en casa o de panadería
1 huevo
Sal y pimienta a gusto

Mezclar todos los ingredientes (salvo el caldo :().
Tiene que quedar una masa homogénea y consistente, pero no demasiado dura. Armar las albóndigas del tamaño de una pelotita de golf, compactarlos bien.
DSC01099

Tener al costadito el caldo en hervor suave, no tiene que estar el fuego muy fuerte. Incorporar las bolas al caldo, cocinar por 10 minutos. Servir en plato hondo junto con el caldo.

DSC01108

Y si se rompen al echarlas al caldo? No todo está perdido; nos quedará un caldo con huevo, ricotta, pan y queso delicioso. Nada se descarta y es de los errores de donde salen las mejores cosas.

Cari: que las hagas, que mejores mucho esta receta y que te salgan como a nadie! (aunque acá no tengamos ni la ricotta fresca, ni el queso pecorino, ni ese pan de Petrella que es el mejor del mundo).

Agradecimientos a: Carmela, Zio Peppiniello y Lina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s